Rosa Damascena

La Rosa Damascena fue traída a los Balcanes en el siglo XII de Damasco, de donde proviene su nombre. Esta variedad ocupa casi 100% de los terrenos donde es posible cultivarse ésta planta tan especial y hermosa. Se cultiva por sus flores, que contienen aceites esenciales con una composición muy compleja, taninos, ceras, azúcares y otros. De acuerdo con el método de extracción de flores rosadas se obtiene el aceite de rosa y el agua de rosas. Para producir 1 litro de aceite de rosa se necesitan de 2000 a 4000 kg.  de pétalos de rosa, dependiendo de la cosecha y de los factores climáticos de cada año. La leyenda dice que en la antigüedad los pétalos de la rosa únicamente podían ser tocados por mujeres, porque se creía que solo la mujer, como ser divino, tiene el cariño y la delicadeza suficientes para vincularse con ésta flor tan hermosa.

Propiedades de la preciada Rosa Damascena, cuyo costoso aceite esencial y pétalos son usados por la medicina natural.

De entre todas las variedades de rosa, la más preciada es sin duda la Rosa Damascena. Su aceite esencial, uno de los más caros del mundo, es muy utilizado en la perfumería, mientras los pétalos consumidos en forma de infusión o de mermelada permiten aprovechar sus propiedades medicinales.

Propiedades y beneficios de la Rosa Damascena para la salud:

- En el tratamiento de problemas de la piel es uno de los ingredientes más extraordinarios. Combate a la vez problemas de acné por su acción bactericida, regula los desequilibrios de lípidos, posee una marcada acción antiinflamatoria y a la vez es regenérante, pudiéndose aplicar incluso en pequeñas heridas abiertas, con la dilución adecuada. Las pieles sensibles son las que más se benefician de los tratamientos naturales con Rosa Damascena. Esta planta medicinal controla problemas de rojeces o incluso ralentiza la evolución natural de la rosácea y de la cuperosis.

- Por vía oral, la Rosa Damascena se puede emplear como laxante suave, como fuente de antioxidantes y en consecuencia como alimento anti envejecimiento, como tratamiento contra las migrañas o incluso para ayudar a combatir parásitos internos. Sus beneficios por uso tópico se pueden aprovechar tanto con el agua de rosas que resulta de la destilación del preciado aceite esencial de sus pétalos, o con mezclas que contienen el propio aceite esencial de Rosa Damascena.

- Emplearla como enjuague  o infusión por sus propiedades antisépticas y antiinflamatorias.

- Alivia las irritaciones oculares.